Monday, March 07, 2005

EL INFORMADOR

A La rueda nadie la detiene. Para Sergio Fong, su director, conseguir que la publicación llegue a sus tres años se debe al tiempo de trabajo anterior. Dos décadas de experiencia en el ámbito de la promoción de la cultura y la labor editorial, los avalan. “En este número, incluimos narrativa, poesía, ensayo y crónica, mientras por el lado de las artes visuales está la fotografía de Héctor Ibarra, la pintura de Rita Vega y un dossier a color de Roberto Pulido”, observa Sergio Fong. “La idea es que sean textos que respondan a la calidad y criterio que buscamos, que sean auténticos, libres, sin influencia o dosis ideológicas que se inclinen a un grupo en especial”. Independiente en todos sentidos y por convicción, La rueda no participa en concursos para recibir apoyos institucionales. Esto permite que los criterios de selección de colaboraciones sea propio, de tal forma que se le pueda dar voz a quienes no se escuchan por no pertenecer a grupos literarios. “No sé si nos cansemos de leer siempre a los mismos escritores, por ejemplo, a los de una generación que leíamos hace 20 años. ¿Qué sucede con los de edades intermedias y los emergentes?” se pregunta el editor, que coincide con Salvador Rodríguez, encargado de la parte visual, en labúsqueda de incluir a la danza, teatro y otras áreas, invitadas para integrarse. Para cualquier revista independiente, el reto -más allá de lograr un trabajo de calidad- consiste en sobrevivir. La rueda, al no contar con apoyos institucionales y con una línea de evitar anunciantes que les comprometan, se han planteado alternativas para financiar el trabajo: a las subastas, intercambios y venta de obra plástica, se suma la creación de una carpeta de tres serigrafías, en la que participan Salvador Rodríguez, Rigoberto Soltero y Ricardo Allemán, con un costo de dos mil pesos. “También hay proyectos a futuro, como exponer en áreas públicas como en mercados”, agrega Rodríguez. Con una vocación de promoción cultural en zonas populares, como los barrios, los integrantes de La rueda han sabido llegar a Nayarit, Mazatlán, Tijuana, Los Angeles, Berkeley y La Paz, a través de corresponsales y distribuidores, consiguiendo así una visión global, donde han aprendido a cruzar “al otro lado” de ida y vuelta y la muestra está en sus contenidos. La rueda amenaza con girar hasta conformarse con su trabajo. Eso está lejos de suceder y el aguante de 20 años en el oficio, suena a garantía.

1 Comments:

Blogger micasa said...

TIENEN FACEBOOK?

PASENLO PARA MOSTRAR A LA RAZA
DE TIJUAS

12:17 PM  

Post a Comment

<< Home